No hace falta más que eso

posted under , , , by Solid Neos | Edit This
Hasta hoy nunca había considerado la posibilidad de llorar en público. Hoy me sacaron unas lagrimotas que bien podrían opacar a las clásicas inundaciones regias en tiempos de lluvia y calor.

A veces lo único que le hace falta a uno es sentirse, pues bueno, más humano...

He sido una mezcla de animales exóticos toda mi vida. Mi infancia caracterizada por el clásico niño reprimido, retraído y temeroso de todo convirtieron a mi persona en un martini de sustancias etéreas que nunca han logrado fundirse en una sola. Mi vida, digo a veces, suele ser como un vasito de agua con alcohol que nunca, pero nunca, logra unirse en un solo cuerpo.

Este proceso se ha ido asentando con los años y la costumbre ha sido tal, que es como si uno aprendiera a manejar un auto o una bici, nunca se olvida. A estas alturas del partido, los sábados puedo ser todo lo familiar posible, en clases un geek-nerd empedernido y por las noches, un x-men en la cama (alguien dijo) con muchas horas de madrugada por gastar. Soy multifacetico y soy multitarea, pero también me trabo como Windows.

En realidad a uno solo le hace falta ser humano. No he sido humano, yo creo, por al menos el último año de mi vida ni un solo minuto. Hoy , creo, fui todo lo humano posible , todo lo sensible, todo lo destrozado que pude haber sido en la casual reunión familiar.

Hoy me encontré contándole mis penas a mi sobrina de 14 años, abrazando a mi hermana, llorando como un niño frente a mi cuñado. Y este último evento, que aún no entiendo qué fue lo que lo desencadeno, va a marcar, por lo menos, los próximos meses de mi vida.

(Lo necesitaba, gracias...)

En serio gente, a veces lo único que se necesita es saberlo. Cuando tienes metas consideradas inalcanzables, cuando tienes deseos que van más allá de las estrellas, todo esto se junta en un pastel que te convierte en victima de las voces externas, de los dimes y diretes. Uno, bueno, comienza a dudar, y es en esta parte del crecimiento, cuando el niño se rompe y nos convertimos en adultos secos, sin cerebro, sin metas más allá del siempre muy simple y hogareño resguardo de las 4 paredes.

Escuchar palabras de aliento reconforta (y me hace llorar, por lo visto). La metafísica de la vida sigue sorprendiéndome y hoy mi campo cuántico me respondió con méritos a la batalla: "lucha, crece, sigue siendo mi ejemplo". Gracias J, gracias...

Todo este pastel estuvo sazonado por los malos entendidos. Yo no entiendo como la gente sigue leyendo aquello que le parece incomprensible, sin tener las ganas de sentarse a comprenderlo. (Hermana, si supieras, que si no te busco, es por que a estas alturas, eres la que siempre estás ahí, como siempre lo has estado, aún y con llamadas que yo contesto con el clásico "si" con sabor a "qué chingados quieres?")

Repito, sin metaforas, para evitarme más problemas: no odio a mis padres, los amo con todo el poco corazón que tengo, pero eso no me quita que me sienta solo. Pelear por mantenerme en un buen nivel, con una buena escuela y con comida sobre la mesa todos los días no llena el vacio de la falta de interes por mis ideas, por mis locuras, por mis delirios. Esto no lo voy a cambiar: neto, hay que estudiar si queremos pasar ese examen.

No puedo tener todo en la vida, ¿verdad? Pues yo quiero a unos padres. Easy as that...

Este mal entendido tan peculiar me recordó a mi visión de la biblia. El bestseller de todos los tiempos, digo yo, está escrito en completa metáfora y esto a final de cuentas debe y tiene que tener un fin especifico. La metáfora, creo, es una herramienta que se presta para la interpretación personal de cada ser humano, y es aquí donde un libro escrito en su totalidad de metáforas, las lleva de ganar. Todos, a nuestra manera, podemos entenderlo. ¿Cómo lo entendemos?, ese es el gran problema de la humanidad, y por ello, decía Arjona: "en este mundo hay más religiones que niños felices".

A esto me arriesgo escribiéndoles mi vida, de manera exhibicionista y sin tapujos (o con algunos pocos , que me puse desde que descubrí que para la vida laboral, esto podría considerarse un problema). A esto, a los tachones, a los regaños, a los "no vales madre" cuando lo único que quieres es ver a tu hermana y darle un abrazo, no ponerte a discutir.

Es el pago de esta historia.

Lo que desde aquí no logro explicarme, es el por qué solo se ve el lado oscuro de la botella. He hablado, tengo pruebas, de cosas tan lindas sobre mi familia que el día en que quiero gritar por ayuda, el mundo sólo se concentra en la parte negativa del rollo.

/Disclaimer: me voy a poner quejumbroso/


Y YO DÓNDE QUEDÉ? . I SAID HELP!

/Fin del disclaimer/

Bah, es hora del resumen de medios:
  • J: Te lo juro, que no sé cómo, pero no voy a defraudarte. Sentirme como tu ejemplo va a ser una de las cosas que más voy a presumir a lo largo de mi vida. Te admiro, y te debo un cartón. Te quiero. Gracias, de nuevo...
  • E: Increíble, te ganaste mi confianza. Bajarte de ese auto por ver cómo estoy es uno de los actos más maduros y sinceros que he visto en mi vida. Prepárate para ser una niña de 14 años con conocimiento de los dilemas de un loco de 18. Si me lo permites, voy a estar molestándote, y mucho, mucho muy. Vamos a darle juntos a esta vida, pequeña niña con sangre de escritor...
  • P: Honey... ¿quién más que la chaparrita luchadora e inalcanzable con la mejor estrategia para cuidar a un par de niñas? ¿Quién mejor para ser un ejemplo que aquella ama de casa que se da el tiempo para ser amiga de sus hijos, compañera y consejera de sus hermanos, esposa con buen toque en la cocina y amante (me han dicho, jaja) inmejorable? Solita, muchas veces, has salido adelante. ¿Y piensas que no me fijo en ti para ser lo que soy? Por favor. Te quiero, aunque tú tampoco te des cuenta. Te necesito, ¿vas a estar?
If i lay here...







1 Comments

Make A Comment
top