El palíndromo de mis días

posted under , , , by Solid Neos | Edit This
Mi vida se ha convertido en un ir y venir de sensaciones. Todo parece ser como un palíndromo que se lee igual de inicio a fin que viceversa.

Hace tiempo que aprendí que perder la capacidad de sorpresa sería desastroso, pero jamas pensé que lo fuera de una manera tan catastrofica. Duele decir que a mis 18 años siento como si todo lo que viene pudiera predecirlo, yo sabría tus reacciones, yo sabría tus sonrisas. No me soprendería que terminaras amandome; tampoco, que lo hicieras odiandome. Si me besas o me golpeas, no habrá sorpresa, solo reacción.

No hay nada más humano y sensible que la sorpresa. Ver la luna y encontrarla gigante y hermosa y enamorarse de ella una noche de Octubre, sentir un orgasmo por primera vez, entender que una caricia tiene más capacidad para enamorarme que diez mil de tus versos, descubrir que puedo saber, aprender y entender más de lo que creí, todo esto era sorpresivo, besar, enamorar, informar, aprender fueron palabras que con el paso de los años fueron perdiendo valor, fueron perdieron su insignia dentro de mi vida.

Hoy necesito recuperarlo, no pienso pasar un segundo más sin un momento de sorpresa, quiero que me asombres, que me muestres cosas que no he visto (o que no esperaba ver), quiero saber lo que creí no podría saber nunca, lo que creí no podría serme entregado.

Has que llore, que me excite con recuerdos, que me sorprendan tus caricias. Dame de nuevo la capacidad de sorprenderme con la luna, has que no me entere si tu beso fue mentira, si tu orgasmo fue fingido, si tus caricias fueron de papel. Has que todo me sea un misterio para yo poder convertirte en mi regalo, en mi sorpresa matutina.

Has lo que sea, pero dame más sorpresas, carajo!

(en realidad, tú eres mi más nueva sorpresa...)

Entonces, ¿me sorprendes otra vez?

(y es aquí cuándo dices: ¿y tú cuándo me sorprendes, querido?)

7 Comments

Make A Comment
top