Noche de trova

posted under , , , , by Solid Neos | Edit This
Pues no fue, por nada, el mejor fin de semana de mi vida como quería que fuese. No lo fue porque perdieron mis Tigres (snif :( ) , no he comprado mi cel nuevo, y no entramos todos a ver a Oceransky por pequeños.

Pero yo si entré... y el asunto estuvo de 10!

Apenas entrando caía en la cuenta de que por una u otra razón, este era el primer concierto en mi vida. No había explotado esa parte de mi vida porque, por un lado, no acostumbro ser muy fan y por el otro, en sobradas ocasiones que quise ir al de alguien (Arjona, Hombres G, Muse) pues me faltó el $ necesario. Cosas de la vida.

En fin, ayer en la Tumba oficialmente dejé de ser virgen en eso de los conciertos. Llevaba algunos amigos que tuvieron que regresarse, y al final solo entré con una de mis mejores amigas.

La cosa inolvidable, Oceransky llegó por ahí de la 1am y nosotros llegamos unas dos horas antes... aún así la espera no fue para nada desesperante, la gente que estaba invitada por Edgar a tocar en realidad que tenía talento. Por ahí ando investigando ya los nombres porque con eso de que tengo mala memoria, pues poco recuerdo de sus trabajos...

La verdad que estaré volviendo seguido a encerrarme un rato entre esas cuatro paredes. Para los que no lo conozcan, La Tumba está localizado en pleno centro del barrio antiguo y los precios están accesibles. No hay barra libre, lo cual me da lo mismo porque ayer contaba que eso de las barras libres no me sirve de nada. Total, no la aprovecho, no acostumbro ser un exagerado bebedor...

El señor llegó entre aplausos a la hora que les mencionaba. Y aunque primero se promocionó todo su nuevo disco, que está excelente, no le falló a la gente con las canciones que lo tenían entre tanta expectación. Adentro de tu piel, volver a perdernos, sigo amándote, el faro, juro, entre otras, deleitaron ayer a toda la banda dolida y trovadora de Monterrey.

Yo comencé a entender a las pocas canciones que son este tipo de cosas las que me hacen falta, volteaba a ver a las mesas contiguas y me llenaba un poquitin de nostalgia ver cosas que quisiera vivir, sentimientos que quisiera llenar, pero no he logrado. Eso de un beso entre las oscuras paredes de la tumba, es , sin duda, uno de los logros más respetables.

Oceransky salió hasta graciosito. Tanto que hizo que me tirara la michelada encima. Lo de "Yo no soy paquita la del barrio" estuvo de 10. En los lapsus que quiso hacerse el gracioso (eso de comediante se le da bastante bien) yo me entretenía observando a la gente y soñé con gastar muchas noches de aquí en adelante en esa mesa.

Pura bohemia pura...

El buen Edgar cerró con Juro, y así nos largamos todos como a eso de las 5 de la mañana, porque nadie quería que dejara de tocar.

Y yo, la verdad, salí con poca garganta y muchas ganas del siguiente. Oceransky, fallaste, no me hiciste llorar. A ver qué tal lo hace tu compadre Delgadillo.

Y así se acabó este post bien cotidiano . Nomás porque quiero dejarlo pa'l recuerdo.

3 Comments

Make A Comment
top