Flashback

posted under , , by Solid Neos | Edit This

La muerte. No es que seamos amigos, yo en definitiva no le hago a eso, pero siento dentro de mi que la conozco. La muerte y yo tenemos un pacto.

Me acabo de poner en estado semi-desnudo ( ¡de verdad! ) para contar esto, aunque sé que no querían saberlo, para cuando me lea, sé que yo si.
Si hay algo que solemos relacionar con la muerte,son los mentados flashbacks.
Esos desgraciadisimos episiodios probablemente oniricos en los que toda una vida pasa por nuestras mentes, y nuestros ojos estan en primera fila de la pelicula con la mayor cantidad de tragedias y desaires que hasta ni el mejor cineasta pudo visualizar.

Yo no sé si he muerto alguna vez en mi vida. Lo que doy por un hecho es que a pesar de que sigo aqui escribiendoles sandeces, hace media hora acabo de ver pasar todo un libro (y no precisamente toda mi vida) enfrente de mi.
Si mori o no, definitivamente no es el tema.

A uno le cambian la vida en menos de un minuto. Hay cosas que nos marcan, y probablemente aquellos momentos en los que perdemos otro grado de inocencia lo hacen aún mas. Son esos instantes que quedan para siempre plasmados en el recuerdo, cuando sin saberlo, el niño que aún llevamos dentro ha entrado en conflicto con la realidad, y por obvias razones, pierde.
Yo recuerdo cada uno de esos instantes como si hubiese sido ayer, pero no vengo a contarlos, no soy Mr.Comunicativo por si gustan saberlo.

El niño por dentro vuelve a morir. Y con cada muerte, viene un flashback de sus más eternos momentos. Y ni hablar de el niño enamorado. Este en particular encuentra la batalla aún más perdida y el mentado flashback es más intenso.

Vienen derepente, agalopados y un tanto tristes, pero apresurados a chocar contra el concreto de la realidad, todas y cada una de las escenas que marcaron por completo ese pedazito de existencia.

Aparecen de pronto las lagrimas sinceras y llenas de abrazos en la cama, los besos perfectos afuera de una casa y las culpas por haber herido.
Se materializan de pronto los fantasmas de las charlas, de las duchas juntos, de los regalos y de cada recuerdo, de cada noche de amor.
Todos estos recuerdos se unen en manada y como si no tuvieran ojos, van y se estrellan contra la pared del olvido.
Y de pronto todo queda atras.

Aquel niño , que hasta entonces solo estaba herido, muere viendo pasar su linda etapa frente a sus ojos. Es otro capitulo cerrado.

Y a pesar de que no hay culpables, y de que al mismo tiempo, la situación recae siempre solo en dos, da coraje cuando terceros metieron la pata.
Terceros que amas, terceros que no esperas.
Terceros que hicieron que aquello que yo mas amé, a ti te de asco.
Es cierto, todo cae por su propio peso, y ese niño que por ti vivio, asi es como tenía que morir.

Lo curioso es descubrir, de ésta manera,que para llorar solo necesito un fuerte sentimiento de coraje dentro, y mirar sin parpadear un punto de la nada, y la formula está hecha. Ya casi un adulto y apenas aprendo a llorar.


2 Comments

Make A Comment
top